miércoles, 31 de octubre de 2018

Susurros en la escuela



Una experiencia de mediación de poesía en la Escuela Secundaria

Este año  volvimos a repetir  "Bla,bla, bla: Feria del Libro y la Palabra", e invité a algunos alumnos a participar por medio de una intervención poética

Este evento ya lleva su tercer año de realización en el colegio y va ganando participación tanto de la comunidad del Liceo, como de gente del barrio que llega para conocernos. El gran aporte del Circuito Cultural Marcos, y de otros colectivos barriales, de ONG, de personas reunidas con el objetivo común de promover la cultura en todas sus formas, ha sido fundamental para este crecimiento. Que se produzca un encuentor de voluntades para el bien común de fomentar la cultura, produce una sinergia que nos enriquece como comunidad y al mismo tiempo, nos permite establecer conexiones con nuestro entorno

Acá pueden ver un algunas imágenes de todo lo que ocurrió ese 12 de mayo ( mucho y muy variado), y toda la gente que intervino para que realmente se transformara en una fiesta de la palabra.

https://www.facebook.com/circuitoculturalmarcos/videos/679266065798285/

En esta ocasión quería comentarles como fue que llegamos a animarnos a susurrar para otros.

No era fácil organizarnos, porque teníamos que hacerlo en horario de clases, y teníamos poco tiempo, aparte de que mi horario de clase corresponde a la materia biología. 

Pero se los propuse, con timidez, y su entusiasmo,fue el impulso que me faltaba

Primero les conté de Mirta Colángelo

Todos los que me la mencionan (Ella era poesía, dicen), lo hacen con un inmenso amor, y admiración por su obra.


Dice Cecilia Bajour,  en el prólogo del libro:

"La puesta en voz por medio del susurro, es en las palabras y en la acción propuestas por Mirta Colángelo, una invitación a reencontrarse con la oralización de la poesía, gesto que estaba en su origen y que vuelve así al aire, retorno a la respiración sonora que espera en las páginas escritas o en los nidos de la memoria."

En la escuela, donde a veces la poesía se nos olvida, o el tiempo nos corre, darle protagonismo, es una necesidad y una pausa. 

Más aún cuando trastocamos los gritos en el patio, en susurros.

Mirta conoció a Les Souffeurs, el grupo francés que inició está acción poética, por intermedio de Juan Lima. Lo cuenta así en su libro:

"Supe entonces que un grupo de artistas franceses en el año 2001 decidió hacer algo para desacelerar la locura del mundo. Me enteré de que salen con largos tubos de cartón, de esos que se usan en las sederías para envolver las telas, a susurrar poemas al oído de la gente. Se visten de negro, los tubos también lo son, y  a veces se atavían con sombreros y esgrimen grandes paraguas debajo de los cuales susurran a los niños en las calles."

Se necesita muy poco para esta actividad, sólo poesía y un tubo de cartón...un poco de pintura, quizás bastante de pasión.

El manifiesto del grupo original nos dice mucho...

Les Souffleurs: 


Susurramos


En el silencio de las bibliotecas


El zumbido de las mediotecas

El recogimiento de las librerías 

...
El tumulto de las paradas de colectivos 

El jaleo de los embotellamientos



El barullo de la humanidad

El estrépito del universo

... Para mí significa

La espera contra la prisa

El susurro vs los gritos

La poesía vs la violencia diaria



Que fuerte esta última frase, ¡tan necesaria!

Continúa la voz de Mirta Colángelo:

"Pienso en los tubos de los susurradores y creo que ellos también propician una trémula metamorfosis: la luz de la voz regalando un poema al oído es generadora de placer y seguro, mitigadora de penas, aventadora de naufragios..."
Las posibilidades que nos abre esta actividad, no se limitan al acto de susurrar, sino que comienzan en los preparativos en días previos. 


En primer lugar seleccionar poesías nos impulsa a conocer más del género, a llenar el espacio del aula de poemas y versos. 




Dedicamos parte de la clase a esto.

Llevé una selección de libros de poesía y para algunos fue su primer acercamiento al género. 

Para muchos, además,  fue llegar y quedarse. 

Acá algunos libros compartidos (algunos, otros han sido prestados)




En la  Feria del Libro, que ocurrió después, destinamos un espacio al intercambio de libros, y a la venta de libros que nos aportan la misma comunidad. Los de poesía,  eran para estos chicos, los más buscados.

En principio, formamos un grupo de 4, (5, en realidad porque yo me sumé con mucho placer a acompañarlos y susurrar), y comenzamos buscando un instrumento adecuado, a la medida de cada uno.

Tenían la opción de utilizar algunos de los susurradores que les llevé, pero decidieron fabricarse los suyos, apropiárselos. E...le puso nombre a su susurrador, (Jorge)  y después de ese primer día se lo quedó.

B hizo el suyo integramente, tenía forma de Faro, y al terminar se lo regaló a una amiga de otro curso

El curso entero escogió poesías. Imprimimos los poemas en pequeñas cartulinas de color, y cada uno escogía aquellos que eran de su preferencia, la idea era animarse a susurrar a la gente que iba llegando a la Feria. 


Algunos eran amigos y conocidos del colegio, pero otros no.

En el momento, una de las primeras dudas fue acerca de cómo abordar a la gente. 

Sabía que algunos de ellos eran de naturaleza más tímida que otros, así que no quería forzarlos. Surgió la frase..."me permitís regalarte un poema" que se le ocurrió a Bru, (pura simpatía, y nada tímida). 


Les pareció una linda frase para abrir el juego



Para que no sintieran tanta presión, les propuse que lo intentaran con unos pocos poemas, cuando se les acabaron rato volvieron por más 



La actividad que iba a durar unos minutos se extendió más de una hora.


Entre los poemas escogidos estaban Bendición de Dragón de Gustavo Roldán, algunos de Tus ojos, el libro de Eduardo Abel Giménez, o Viceversa de Mario Benedetti

Bru me propuso susurrar sus propios poemas...así fueron brotando de sus labios sus poemas inéditos. Después de decirlos, a quien se los pedía, se los anotaba en un papel para regalarlos


Otro de los chicos, había llevado su propio libro de poemas

Cada uno, cada una, iba haciéndolo a su modo.



Los receptores fueron adultos, niños...profesores de la escuela, madres, padres.



También sus propios amigos que se mostraron bien dispuestos y hasta curiosos por la novedad.




Quizás, (ojalá) esta actividad llegó para quedarse, y podamos formar un grupo que continúe 

Como decía Calderón de la Barca



¿Qué es la vida? Un frenesí.

¿Qué es la vida? Una ilusión,

una sombra, una ficción,

y el mayor bien es pequeño:

que toda la vida es sueño,

y los sueños, sueños son.







domingo, 7 de octubre de 2018

¡Gracias por el Premio Nacional y Latinoamericano, "La hormiguita Viajera", al mejor Blog de LIJ!





El lunes muy temprano, antes de salir para mi trabajo como docente de biología en la Universidad de Buenos Aires, me enteré que había sido distinguida con este prestigioso premio, al mejor Blog de LIJ (Literatura Infantil y Juvenil). 

Este premio que nació hace casi 10 años atrás, lo otorga la Biblioteca Popular Madre Teresa de Virrey del Pino, (ubicada en La Matanza, en la Provincia de Buenos Aires). Un lugar en el conurbano, donde varias "hormiguitas" trabajan por la difusión de la cultura y fundamentalmente por la difusión de la buena Literatura para Niños y Jóvenes.

"El Premio Nacional y Latinoamericano de LIJ (Literatura Infantil y Juvenil): “La Hormiguita Viajera” se puso en marcha a partir del año 2009, con el propósito de impulsar la literatura infantil y juvenil en toda la Argentina y los países de América Latina y el Caribe.Sigue su camino de hacer visible a todos aquellos que hacen de su labor la promoción, animación, creación de la LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL.- El objetivo de este premio es el reconocimiento a aquellos autores que hayan desarrollado su carrera literaria en el ámbito del libro infantil y juvenil, además, de reconocer a Editoriales, Ilustradores, y difusores de la literatura infanto – juvenil. El premio será convocado anualmente por la BIBLIOTECA POPULAR “MADRE TERESA” de Virrey del Pino, La Matanza, Pcia de Buenos Aires, Argentina."

Cuando lo leí, (varias veces, para asegurarme), no pude contener las lágrimas y me tuve que ir a encerrar a llorar con ganas. (..y por eso llegué tarde al trabajo...)

Eran lágrimas de felicidad, como las de una patinadora que gana una medalla olímpica o un nadador que gana el campeonato mundial.

Lo eran, salvando las distancias, porque sabía todo el esfuerzo y la constancia que necesité para mantener este blog, y dejarlo crecer. Desde que comenzó en 2015 (cuando ni siquiera sabía lo que era hacer un blog) fue un desafío para mí mantenerlo vivo, escribiendo en los ratos libres, cuando las obligaciones cotidianas. que se me imponen lo hacen tan escaso.  Este espacio da cuenta de un recorrido, de una decisión conciente, para vencer mis propios miedos, y seguir aprendiendo. Algo que por otro lado, intento enseñar, hay que animarse, aún cuando nos digan que no es posible, aún cuando nos digamos a nosotras mismas que NO es posible

Justamente, el día anterior, cuando ya me tenía que ir a dormir porque me levanto a las 5 AM...lo último que hice a las 23.30 fue actualizar el blog. Estaba terminando Septiembre, y quería cumplir con mi meta de 2 entradas al mes. 

No me engaño, sé que el premio quizás me quede un poco grande "de sisa", como una chaqueta prestada, sé que hay muchos blog sobre el tema, y varios mejores que el mío. Con gente que se dedica a la literatura en forma profesional, y de la que voy aprendiendo.

El año pasado este mismo premio le fue otorgado a Julieta Botto con su blog La caramelera, y el año anterior a Adolfo Córdoba con su blog Linternas y Bosques. Por lo tanto, me siento doblemente honrada.

Pero agradezco, porque desde que comencé el blog, puedo decir con honestidad que intenté dar mi mejor esfuerzo. Me propuse también una búsqueda para lograr una mirada que lo distinga,  agregarle, de algún modo,  mi toque personal.

Una de las secciones que más satisfacción me ha dado es la de Entrevistas, que llamé "Nacer a la lectura y más..." donde me gusta indagar  sobre los inicios lectores de editores, autores, ilustradores, y otros mediadores de la literatura para niños y jóvenes. Esas entrevistas recogen a veces, detalles personales, recuerdos infantiles,y muchas veces, da cuenta de las manos amorosas que nos acercan nuestras primeras lecturas. Revisando esta lista que incluye a casi 20 personas de diversos lugares del mundo, encuentro muchos poetas, porque debo reconocer que la poesía tiene un lugar especial reservado en mi corazón y en mi blog. 

Entre los entrevistados están Iris Rivera, Ana Garralón, Jorge Luján, Sergio Andricaín, Nerina Canzi, Flor Canales Bastidas, Barbi Couto, Mar Benegas y muchos más. La mayoría amigos y amigas muy queridos, que me apoyaron al comenzar este camino, y a los que tengo mucho que agradecer.

Otra es la de Leyendo (curiosamente la entrada que más visitas tiene, es la del libro de Sandra Comino, "la Noche más larga", y también el que más interacciones me dio, en general, con alumnos que intentaban completar la tarea). En esta sección intento dar cuenta de algunas de mis lecturas , que no son necesariamente de Literatura Infantil y Juvenil.

En el último tiempo, como me dí cuenta que no era posible reseñar todos los libros que voy cruzando en mi camino, decidí reunirlos por temas. Realizar, aprovechando las fechas especiales, listas con algunos libros que me dio gusto encontrar. Así surgieron "Libros para leer con papá, (o... a papá)", "Libros de ogros, brujas, fantasmas, y otros que NO asustan" y muchos más

Una de las entradas que más me divierten, y más esfuerzo me demandan, es una lista de las lecturas recorridas a lo largo del año (al menos las que recuerdo), un listado que hago en el mes de Diciembre. Me he vuelto una lectora más ordenada a partir de ello. Los libros que me encontraron en 2017, por ejemplo, es una de las entradas que más visitas tuvo

En realidad, el blog como dije al iniciarlo, tomando prestado el título del libro de Michele Pettit "Leer el mundo", busca ir leyendo el mundo que nos rodea, a partir de los signos y símbolos que leemos en la palabra escrita, en las imágenes, y en la mirada de los otros. Con la posibilidad de encontrarnos en la distancia que nos da la virtualidad, y en la cercanía que nos propone una finalidad en común:



"...tomé conciencia de hasta que punto la transmisión cultural es una presentación del mundo. El sentido de nuestros gestos, cuando les contamos historias a los niños, cuando les proponemos libros ilustrados, cuando les leemos en voz alta, tal vez es ante todo esto: te presento el mundo que otros me pasaron y del que yo me apropié, o te presento el mundo que descubrí, construí y amé. Te presento lo que nos rodea y que tu miras, asombrado, al mostrarme un pájaro, un avión, una estrella...."


dice Pettit, en su libro "Leyendo el mundo"

Por eso, fundamentalmente espero poder contribuir a la labor de los mediadores, que puedan hallar experiencias (como las de Taller de poesía en la escuela)  para continuar en sus espacios cotidianos, donde compartamos lo que otros hacen por otros, como la labor de los Casa Cuna Cuenteros o lo que hago en Picnic de Palabras Florida (ese encuentro mensual con los libros en la plaza del barrio), para multiplicarlas, y donde doy a conocer esas experiencias que me han marcado en mi formación como facilitadora del encuentro entre libros y lectores (como la visita a Espantapájaros, y mi encuentro con Yolanda Reyes). 

Y cada vez, voy agregando más y más...porque voy aprendiendo en el camino, y me voy animando.

Es un orgullo para mí compartir este premio con gente muy talentosa, con la que tendré oportunidad de encontrarme en Diciembre al ir a recoger "mi" Hormiguita Viajera ( momento en el que por fin podré conocer la Biblioteca Popular "Madre Teresa" lo cual me ilusiona muchísimo)


 La lista de gente que lo recibió este año (entre los que se cuentan varios amigas a las que tendré el gusto de abrazar) es la siguiente:


- Maestra Latinoamericana de LIJ: Perla Suez.

– Maestra Nacional de LIJ: Cristina Pizarro.

– Bibliotecaria/o: Mabby Torres (amiga muy querida y compañera de travesías por este mundo de libros y lecturas).

– Biblioteca Popular: Biblioteca Thuruchapitas (La Paz, República Plurinacional de Bolivia).

– Institución Educativa: Espacio Cultural de la Biblioteca del Congreso, directora: Olga Lavigna.

– Revista digital: Aquelarre, revista de literatura infantil y juvenil (Universidad Nacional de Rosario,  Provincia de Santa Fe).

– Narración oral: Grupo de narradoras Traficantes de Palabras (Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires); y Club de narradoras Los duendes (Rauch, Provincia de Buenos Aires).

– Ilustradora: Virginia Piñón (a la que entrevistamos para el blog)

– Editora: Cecilia Repetti, gerenta de Literatura infantil y juvenil de SM Argentina.

– Institucional: Libros Para Niños (Nicaragua), organización nicaragüense sin fines de lucro que promueve la lectura.

– Teatro: Grupo Valor Vereda, por su espectáculo Los Chiribitiles.

– Programa de radio: Una aguja en el pajar, conducido por Beatriz Ré (Casilda, provincia de Santa Fe).

– Periodismo y LIJ: Natalia Blanc, por su columna en La Nación «¿Qué vas a leer con tu hijo estas noche?».

– Literatura y Derechos Humanos: Márgara Averbach (a la que también entrevistamos en el blog), y su obra Los que volvieron (una de las reseñas que me han quedado al pendiente). 






– Libro del año: Matilde (libro que también reseñamos), de Carola Martínez Arroyo; ilustraciones de Power Paola, editado por Norma, en la serie Zona Libre.

– Educación y promoción de la LIJ: María Cristina Alonso (Bragado, Provincia de Buenos Aires).

Para terminar, quiero agradecer a los que se encargan de este trabajo de reconocer a los otros. Gracias a la comisión directiva de la Biblioteca Popular "Madre Teresa", por su labor desinteresada, y continua. El premio lleva el nombre de un personaje de Constancio C Vigil (autor uruguayo), personaje de un libro que marcó la infancia de muchos argentinos, publicado hace más de 60 años atrás. 




Curiosamente, cuando se los mencionaba a amigos de otras partes del mundo, el nombre del premio los remitía a estos insectos conocidos por ser tan trabajadores y perseverantes, que no cejan en su empeño de salir adelante. Como un verdadero mediador de LIJ.

Para mí, (y acá vuelve a resurgir mi parte biológica), en estos momentos tan difíciles que estamos pasando los argentinos, quiero rescatar un detalle del comportamiento de las hormigas. Cuando llega una inundación, se unen, se abrazan unas a otras, para salvarse juntas, para resistir el temporal y así salvar a la colonia. Porque saben, que lo que les da su fuerza no es la individualidad, sino que lo que les permitirá salvarse es mantenerse unidas, porque son insectos sociales, y lo que los permite perpetuarse y sobrevivir, es ese encuentro colectivo.

Rescato esto, porque, cuando me encuentre el 1 de Diciembre en la Biblioteca con los otros premiados, y la gente querida que irá a acompañarlos, recordaré cuando nos abracemos (todos los hacedores de cultura, maestras y maestros, narradoras y narradores, ilustradoras, escritoras, periodistas, bibliotecarios, gente que me acompaña en este sendero), que lo que estamos haciendo juntos, es tratando de salvar el hormiguero, para las generaciones futuras.




domingo, 30 de septiembre de 2018

Leyendo poesía (2018): Juan Lima "Loro hablando solo"


Leyendo un texto de Juan Mata (pedagogo de la lectura, y escritor español) subrayé dos veces esta frase

"...encuentro en la lectura momentos de felicidad, y cuando siento esa emoción me resulta inevitable pensar que otros pueden sentir lo mismo que yo."


Eso me ocurrió con este libro 

                       

"Loro hablando solo" 
 De Juan Lima
Editorial Comunicarte



Me atrajo su portada, en cuanto nos vimos la primera vez.

En realidad, intentaba encontrármelo desde que había escuchado a Laura Devetach, hablar de la poesía visual, que tan bien se presenta en este libro.

Juan Lima es un escritor, artista, editor, y además un poeta  que camina escuelas, encuentros y ferias, para compartirla con niños y jóvenes.

Las fotografías de los animales en vez de opacar las palabras, para mí, le agregan nueva vida.

( En una foto una cabra nos mira, como diciéndonos algo, el loro tan lleno de vida, parece estar esperándonos)

O quizás sea que las palabras, que les dan vida a las fotografías.

Caligramas, dichos comunes, frases hechas... se transforman en poemas que se respiran en el aire de traslasierra. Ese lugar en el mundo, en la provincia de Córdoba, en Argentina, que me es tan afín y cercano al alma.



Luz verde a las arvejas

luz roja a las hormigas
guerra a las palomas
paz al perejil
agua al zapallo
rojo y blanco al rabanito
salven a las sandías
menos chaucha más palito
hoy por hoy hay sólo hongos



Traslasierra es el jardín 

de las delicias


Y este otro...



Para dibujar la palabra crepúsculo

mezclar arroyo y perro que ladra

últimos pájaros y primera estrella
pequeña luna y sánguche de queso
raspón y cansado
después
              ( rana más
                                                rana menos)
canta el silencio

Quisiera que sintieran el aire fresco, el balido de la cabra, el olor a yuyo que me llega junto con el mate caliente, el cantar de los grillos, y las chicharras a la siesta, no más abrir el libro...
Quisiera poder darles con la foto del libro un despertar de todos sus sentidos y la ansiedad por tenerlo

Juan, además, siempre nos hace sonreír, en sus libros siempre hay espacio para el humor. 



Siempre puede jugar con las palabras a su antojo


La palabra blanco 
duerme a la sombra 
de la palabra
negro

la palabra perro
come del mismo plato
que la palabra
gato

la palabra nube
a punto de chocar 
con la palabra
sierra

la palabra zorro
se disfraza
de la palabra
noche

y la palabra rana
no sería raro
se ponga 
a croar


Gracias por traerme de nuevo la alegría del paisaje, y un respiro con el aroma de Traslasierra 




viernes, 21 de septiembre de 2018

La poesía, como la primavera, llega (¡tan necesaria!) a perfumar nuestro invierno (parte I)

La poesía está siempre en mí,  pero la primavera la vuelve tangible.

Así que en este 21 de Septiembre en que oficialmente empezamos la Primavera, en el Hemisferio Sur, les propongo comenzar una estación poética.

No solo habitarla por un instante, sino construir un espacio poético: en su lugar de trabajo, en su casa, en su vida.

Celebrar la poesía en cada minuto posible, como una forma de resistencia. Desde la belleza, desde la sensibilidad, y también, desde la fuerza con que nos penetra en su realidad.

Dice María Cristina Ramos, una gran escritora, mediadora de lectura y poeta argentina: 


"Leemos poesía como quien hace llover, para refrescarnos en su transparencia, para conocernos, para poner en movimiento una actitud de sensibilidad que permita vernos más hondamente. Compartimos la lectura de poemas para que resuenen con su armonía y su intensa lucidez en los momentos de la escuela."

(en Crecer en Poesía Espejos en el suelo, material del Plan de Lectura 2012)



Considero que es necesario compartir poesía, más aún en la escuela, en las aulas. Como dicen Sergio Andricaín y Antonio Orlando Rodríguez: 

"La poesía nos hace crecer espiritualmente, nos fertiliza, nos dimensiona, como seres humanos, humaniza nuestros sentidos. Porque a través de la poesía nos llega, decantada, trasvasada a un recipiente construido con palabras, la experiencia de otros individuos, sus emociones, sensaciones, anhelos y frustraciones." 

             (en su libro Escuela y poesía ¿Y qué hago con el poema? Lugar Editorial)

      Me atrevo a reunir en una pequeña selección, poesía para todas las edades, para distintos momentos y estados de ánimo. 
POESÍA PARA LLEVAR, porque la poesía se queda en nosotros al leerla, pero además se deja convidar y es deseable que esto ocurra

Para los primerísimos pre-lectores

¿Cuándo comenzar a leerles poesía a nuestros hijos? 

Desde la panza, la poesía toma forma de arrullo desde antes de nacer. 

"Las ondas sonoras de la voz materna, a través de las cuales se trasmiten las nanas, llegan a los oídos infantiles con los primeros versos ya sea para inducirlos al sueño, para aliviarles algún dolor, como acompañamiento de algún simple juego de balanceo o simplemente para alegrarlos con sus breves rimas a menudo desprovistas de sentido…”
(Elsa Bornemann en Poesía Infantil, estudio y antología, Ediciones Dimar s.r.l)


Me imagino una madre o un padre, cantándole las nanas a su hijo en esos meses de espera, y luego, cuando empieza a sentarse, cuando empieza a explorar el mundo, abriendo su primer libro para volver a encontrarse  con esas canciones. Con "ese libro que canta", como dice Yolanda Reyes.

"Leer en la primera infancia, es  una experiencia de vida. Lo que el bebé lee no es el sentido literal de las palabras sino sus ritmos y sus poderes mágicos para esperarlo, acunarlo, escribir en su cuerpo, cantar, contar, y jugar con él. Desde las primeras nanas hasta aquellos "libros sin páginas" que los padres rescatan de sus recuerdos,   el bebé recibe una herencia de palabras que marca su ingreso al mundo del lenguaje"
(En "El libro que canta" vuelto a contar por Yolanda Reyes, publicado por Alfaguara)                                                                  


"Duerme negrito" una nana popular ilustrada por Paloma Valdivia, y publicada por Fondo de Cultura Económica.

"Duerme, duerme negrito,
que tu mama está en el campo, negrito...

Te va a traer 
codornices para tí

Te va a traer
rica fruta para tí.
...
Y  si el negro no se duerme
viene el diablo blanco y
¡zas!, le come la patita,
¡chacapumba!.."

Imposible no escucharla y cantarla con ganas. Fue la canción de cuna de mi hijo antes de llegar a tenerlo en mis brazos. En Argentina lo cantó Mercedes Sosa, y Atahualpa Yupanqui. Según este último, su origen se encuentra en la frontera entre Venezuela y Colombia (aunque algunos dicen que llega desde Cuba). 

Hay también versiones de Víctor Jara y Natalia Lafourcade, que me han llegado recientemente y que no conocía.

Una canción que recorre el mundo, de uno y otro lado del Océano, que viaja para acunar a niños y niñas.

(Enorme sorpresa la mía, escucharla hace un par de años atrás, en la voz de Daniel Pennac, mientras hacía un alto en su espectáculo, mientras daban solución a problemas técnicos, según nos contó era la canción que le cantaba a sus hijos, y la única que conocía en español)

En esta versión (me enteré que hay otra versión de Ekaré que no tengo) las ilustraciones, plenas de color, de la autora chilena, Paloma Valdivia, logran la magia de mantenernos atrapados hasta el final. He visto como los niños escogen este libro una y otra vez en la biblioteca de Espantapájaros, y en los Picnic de Palabras en la plaza de mi barrio. 
Hacia el final del libro, la dedicatoria de Paloma dice:

"A mi mamá y a las mujeres de mi familia que me cantaron para dormir"

“Luna” texto de Antonio Rubio e ilustraciones de Óscar Villán un libro de la colección "De la cuna a la Luna"



"Luna luna luna
luna luna sol
Luna luna luna
luna caracol..."

Esta estupenda colección de Kalandraca es un claro favorito de los niños. Hay varios para recomendar ("Cocodrilo", "Violín", "Pajarita"). Pero mi corazón está en "Luna", desde que Flavia una niñita que casi no hablaba, y apenas llegaba al año, me la leyó por primera vez en el Jardín Infantil Espantapájaros, en tierras de Bogotá, Colombia.

A mí me gusta cantarlo, (uno se puede inventar la música que desee) pero leerlo es igual de musical para los niños.

Otro que recomiendo son "Estas son las mañanitas" de Carlos Pellicer López publicado por Fondo de Cultura Económica, sobre la conocida canción que se canta en México para desear Feliz Cumpleaños. Y por supuesto la estupenda colección "Como una cereza" con los versos de Mar Benegas, y las ilustraciones de varios ilustradores como Christian Inaraja o Marta Cabrol. Mi favorito es "¿Le pondremos un bigote?" con las ilustraciones de Lalalimola. Pueden escuchar el acompañamiento musical de cada título en la web, lo cual es una gran ayuda a los que padres que quisieran cantarlo pero no se animan a inventar la música.

Para los que ya quieren sostener el libro por sí solos

"Cocorococó", libro escrito por Didi Grau, e ilustrado por Christian Montenegro, de Pequeño Editor, editorial argentina multipremiada. 




"Co, co, escribe la gallina,
co, co, con la tinta china.
Co, co, se volcó el tintero, 
co, co, en el gallinero.

Cocó, cocorococó,
¡Qué lío que se armó!

Una retahíla que todos los chicos quieren volver a escuchar.

La ilustración con sellos de colores vibrantes los invita a buscar, y rebuscar en las imágenes.

Pequeño Editor, sacó una versión de cartoné dentro de la colección Los duraznos, que recomiendo para los más pequeños. Pero a mí me gusta compartir esta edición en rústica, de tamaño más grande.

No es un secreto, que es uno de los libros que siempre quiero volver a contar

"Chamario" con poemas de Eduardo Polo e ilustraciones de Eugenio Montejo, de Ediciones Ekaré.




Un poemario que es juego, y diversión. La palabra Chamario, deriva de chamo, que es la forma en que cariñosamente se llama al niño en Venezuela. 

Dos loros cantando en coro
que estaban en un maizal,
con plumaje verde y oro
y pintas de loro real,
llamaron a un compañoro
para agrandar la coral.
Uno tocaba el tamboro
otro tocaba un timbal, 
y el tercero o el terzoro
un pianito musical.
Sudando por cada poro
cantaron hasta el final
y cuando se despidioron
volaron a Portugal.

"Zoo Loco" De María Elena Walsh, con ilustraciones de Vilar. Publicado por Me gusta leer / Sudamericana

Hay varias ediciones de este clásico, tengo la versión original de tapa dura (sin las tapas, y algunas hojas sueltas) con las ilustraciones de Pedro Vilar, y una versión de tapa blanda de Alfaguara, con ilustraciones de Perica. 

En 2015 se hizo un relanzamiento de la obra de María Elena en Sudamericana y se le brindó un merecido homenaje a Pedro Vilar, quien falleció en el 2016




Encontré este ejemplar de casualidad en una venta de libros usados y me lo quedé. Su edición de tapa dura con las letras doradas, con una tipografía e ilustraciones de tamaño grande, me resultaron fascinantes. 

María Elena es para muchos de los argentinos la poesía de nuestra infancia, por lo que buscar cualquiera de sus libros (Tutú Marambá, El reino del Revés) y releerlo con los pequeños de la casa, es una maravillosa forma de reencontrarnos y reencontrarla.


Uno de los locos personajes de este Zoo, es la foca:

Si cualquier día vemos una Foca
que junta margaritas con la boca
que fuma y habla sola
y escribe con la cola
llamemos al doctor: la Foca es loca 

Los limericks con personajes animales, nos divierten y nos invitan al juego de repetir y repetir.  (tanto los he repetido en mi propia infancia, que los aprendí de memoria). Les dejo otro de mis favoritos:

Cuando la rana
no se queda quieta
el Sapo enojadísimo la reta
La Rana está llorando
porque no sabe cuando
la dejará pasear en bicicleta

Releyéndolos. Pienso lo universal que tiene la poesía de MEW, pero además el tono local...

Un día, por la calle Carabobo
se pasea una nena con un globo.
De pronto da un traspié
y todo el mundo ve
que no es Caperucita, sino el Lobo.

¡Cuántas veces cuando pasaba por la calle Carabobo, resonaba esta rima en mi cabeza!

Como veo que no puedo resistirme a escribir un poema tras otro, y que esta entrada se hace demasiado extensa, pondré el cartelito de continuará...y seguiremos recitando poesía.


En una próxima entrega poesía para los que leen solos...(y que sin embargo, necesitan que les sigamos leyendo y compartiendo, poemas)