domingo, 17 de junio de 2018

Lectores padres




En Argentina hoy se festeja el Día del padre



Vaya en esta entrada mi homenaje a todos los padres,  pero especialmente a los que me encuentro en la plaza de mi barrio, leyendo en Picnic de Palabras Florida. 

Algunos de los que he conocido en estos 3 años y medio que llevamos compartiendo los libros.







A los que se acercan convencidos a los libros, porque ya los conocen...



... y a los que se animan a probar... 






  Los que disfrutan como niños...



 y se ponen a jugar...

 

 
 A los que se dejan leer....







 sin importarles la edad...


 Y principalmente a aquellos que no temen seguir leyendo...










Cuando sus hijos se van...
























A todos....                                                                                     ¡FELIZ DÍA!

(les dejo una selección de libros que especialmente están pensados para ustedes y que son los que aparecen en la primera foto)

🔸"Mi padre fue rey"Thierry Robberecht y Philippe Goossens 🔸"Es hora de dormir, papá! Coraline Saudo y Kris Di Giacomo 🔸"Pequeña salvaje de papá" "Pequeño salvaje de mamá" Diana Hutts Aston y Nora Hilb 🔸"Mi papá" Anthony Browne 🔸"Mi papá estuvo en la selva" Gusti y Anne Decis 🔸"Mallko y papá" Gusti 🔸"Cuando papá era pequeño había dinosaurios" Vicent Malone y André Bouchard 

(casi todos ya fueron reseñados en mi blog..así que pueden buscar la información acá )

martes, 1 de mayo de 2018

Leyendo 2018: Pingüinos


En esta semana en que comenzó la Feria del Libro de Buenos Aires, quería colaborar con sus listados.

Así que abiertamente plagiando al Sr Sebastián Vargas, podría decir que esto es una Norreseña, de un libro de su autoría





Título: Pingüinos
Autor: Sebastián Vargas
Ilustrador: Matías Acosta
Editorial: SM
Colección: El barco de vapor
Serie Roja: +12 años

El libro cuenta la historia de dos pingüinos, a el amanecer los sorprende flotando sobre un témpano. 

Alejándose del "gran hielo", del continente  Antártico y rumbo a lo desconocido

La historia tiene mucho de descubrimiento, primero entre ellos, y luego de situaciones y objetos que se van a encontrando en ese devenir hacia...

Transcurre a lo largo de tres días, tres partes en que está dividido el libro, en que Jonathan/Catorce y Margarita intentan conocerse. 

Deben acercarse, desde su distancia física y sus personalidades opuestas. Lo cual resulta su única alternativa, porque a medida que el hielo se derrite, están cada vez más unidos (como se ve también en las ilustraciones que realiza Matías Acosta). 

Ellos que son tan distintos,  Margarita, intuitiva, romántica y soñadora, y Jonhatan/Catorce, práctico, realista, y con una mentalidad  de científico (esto, según nos cuenta, tiene que ver con su contacto con los humanos de la base en la Antártida). 

La construcción de los personajes está tan lograda, que uno se sumerge en la historia y se enamora de ellos en un parpadeo.

Acá, haré una confesión, cuando vi la tapa me conquistó inmediatamente (¡las ilustraciones son muy bellas!, y además ¡a quién no le gustan los pingüinos!), pero me resistía a la historia. ¿Dos pingüinos?, ¿solos? ¿de eso se trataba el libro?. ¿Cómo creer en esa historia?. 

Lo empecé con ciertas reticencias, pero las tuve que abandonar de inmediato. Sebastián es un autor que sabe ponerse a la altura.  Al comienzo del libro, cuando los pingüinos comienzan a tener voz, aparece una llamada que nos dirige a un pie de página 

"Nota del traductor: El estudio y conocimiento del pingüiniano antártico, si bien ha experimentado notables avances en los últimos años, se encuentra en una etapa aún básica; por lo tanto la traducción al español rioplatense que se realizó a partir del registro audiovisual original (recibido en grabaciones con una intensa estática de fondo) debe considerarse aproximativa."

Me pareció un detalle precioso, y cuando terminé de leer el libro me encantó encontrarme entre los datos de edición, el nombre del traductor. Un tal S.V, casualmente.

El humor está presente en todo el libro. Los diálogos me arrancaron más de una carcajada (y los silencios en algunos de esos diálogos, también). 

Comparto algunos...en el que Margarita interpela a Jonathan/Catorce: 

- No sé si lo que más me sorprende es que los humanos hablen o que vos, un simple pingüino macho, hayas aprendido qué es lo que dicen.

- Gracias

- No fue un cumplido

El capítulo en el que se presentan no tiene desperdicio:

- ¿Y vos cómo te llamás?

- Me llamo Margarita

- ¿Margarita?

- Si, Margarita

- ¡Qué nombre raro! ¿Te lo pusieron en la guardería?

- No, mis padres no aceptaron el nombre que me tocó, prefirieron ser ellos los que me eligieron nombre. "Margarita" lo eligió mi mamá.

- ¿Y qué significa Margarita?

Ella gira un poquito la cabeza, pensativa

- Que yo sepa, no significa nada. Mis padres viajaron mucho, antes de que yo naciera. Conocieron muchas guaridas de humanos y de lobos marinos. Además, mi mamá tiene mucha imaginación. Así que tal vez es un nombre que inventó...o que escuchó en uno de sus viajes...Nunca se me ocurrió preguntárselo. Pero es un nombre bello, me gusta como suena.

...


Sebastián juega con ese extrañamiento, eso que se descubre por primera vez, aquello que sorprende. Y también con el lenguaje.

En el final nos cuenta de sus influencias para esta obra, y una de ellas es el Diario de Adán y Eva.  A mí me resonó varias veces Mark Twain al leer algunos pasajes, pero hay una realidad más cercana y más actual desde los personajes, desde esos diálogos, en español rioplatense, que nos aproxima a estas dos criaturas solas e indefensas, que intentan acercarse.

Margarita tiene una personalidad un tanto arrolladora, otro acierto. Les dejo otra parte en donde intentan nombrarse.  Él pretende llamarse Catorce, pero a ella no le parece adecuado...

-¿Y de qué tengo cara, según vos?

Ella lo mira con detenimiento, concentrada

- A ver...Hmmm...Creo que de Jonathan. Si, de Jonathan

- ¿Jonathan?

- Sí.

- ¿Qué significa "Jonathan"?

- Es otra de las palabras que inventaba mi mamá.

- Ah, entonces no significa nada.

- Bueno, no sé...Pero podés pensar que significa "catorce", y todos contentos

- Ni, loco uso ese nombre, Margarita. Me llamo Catorce y basta. Seacabose. Punto

- No seas terco, Jonathan.

En ciertos pasajes, uno no puede hacer más detenerse  como cuando Catorce/Jonathan dice:

"Conocer nos cambia, Saber cosas nos hace distintos. ¿Vos no querrías saber cómo son las cosas?"

Surgen otros temas que conversar, que nos quedarán flotando para abrir diálogos en el aula,  en casa, como el cambio climático, las diferencias, las pérdidas.

No les cuento más (sería mucho) y menos el final...pero les dejo esta frase que me encontró, por las últimas páginas del libro.

Ilustrada con una imagen con los dos pingüinos muy cerca (todo lo opuesto de como empezaron)  casi tocándose las cabezas, en un témpano que apenas los contiene...


Ambos se miran frente a frente durante un momento tan breve, que podría durar para siempre.


Un libro muy cuidado en todos los detalles, desde los que ya les mencione hasta las ilustraciones bellas y sensibles de Matías Acosta, incluyendo los finales de página, deshojando margaritas.

El libro resultó ganador del premio Destacado de ALIJA, en la categoría Novela Infantil hace unos días atrás. A principio de año, resultó premiado por la Fundación Cuatrogatos. 

Sebastián Vargas nos tiene acostumbrado a los premios (acaba de recibir el Premio Barco de Vapor, por su útima novela "Piratas"). Su libro Son Tumikes (que está reseñado por acá) también había sido premiado el año pasado por la Fundación Cuatrogatos

Debo decir que de ningún modo esto lo detiene, porque como buen deportista  (es un maratonista que hace unas semanas recorrió los 100 km de Patagonia Run ) siempre va por más. 

No vayan a decir que no les avisé. Esta es su oportunidad de tener un par de pingüinos en casa.

En biología, hay una fuerza de cambio en la naturaleza que llamamos "deriva génica". A veces ir a la deriva es la única oportunidad de cambio. Por lo que, aunque desconfiemos de ella, o nos provoque desasosiego, nos impulsará a avanzar, (que también es una forma de llegar a destino).

domingo, 29 de abril de 2018

Cuentos que cuentas...(libros para compartir)

Al comienzo del año escolar (es increíble como se nos escurre el tiempo), hice una recorrida por mi biblioteca para armar un listado de los libros que me encantaría que me leyeran a mí en las aulas, o a mis hijos. 

Esas recomendaciones las compartí en el instagram @patoleyendoelmundo, con la intención de que resultaran en inspiración a otros.

Pensaba principalmente en la lectura en voz alta, tan necesaria en las aulas hoy día. Esa estrategia que varios practican y que la Fundación Mempo Giardinelli promueve hace años.

Justamente ahora estoy transitando la Clase 9 del Postítulo en Pedagogía de la Lectura y la clase se titula "Lectura en voz alta" y nos dice...

"Leer en voz alta es una misión impostergable en todos los niveles y ciclos del sistema educativo. Y es además, un trabajo intelectual mucho más sofisticado y complejo que lo que el enunciado aparentemente sencillo hace suponer"

                                                        Mempo Giardinelli

Porque, entre otras cosas, para los que no leen, no hay forma que el libro se abra ante ellos. Somos los padres, maestros, profesores, mediadores varios, los que debemos estar ahí para que esto ocurra..

Y también en el interior del hogar. Porque esta práctica que solemos abandonar, cuando nuestros hijos ya "leen solos" es un momento mágico, íntimo y poderoso que debemos seguir compartiendo. Y para mí, la única manera de incentivar la lectura cuando, tienen 10 o 12 años, y aún no se han iniciado como lectores.

Pensé  en libros que podrían estar en los planes de lectura, porque siento incitan a leer, a ir por más.

Cuentos, en primer lugar. 

Porque quizás, dar de leer un cuento, es como un bocado, un entremés que se puede intercalar entre una actividad y otra, algo que puede abrir el apetito, sin necesidad de empachar a los "poco lectores"...(la poesía también pero eso se merece otra entrada)

Simplemente, es deseable, como dice Laura Devetach en su libro "La construcción de un camino lector"

"Crear espacios de lectura para ampliar el mundo, descubrir y aceptar múltiples formas de decir las cosas, conocer más de nosotros mismos al tener un diálogo diferente con la cultura escrita, aprender a no quedarnos en la cáscara de la realidad"

Acá un selección de ellos:

El primero es para mí un infaltable en las recorridas por escuelas, talleres, y en lo cotidiano en la lectura con mis alumnos. Un claro favorito, recomendado también por muchos mediadores: 


¡Silencio, niños!

Autora: Ema Wolf
Editorial: Torre de Papel



Ema Wolf es una escritora argentina, autora de numerosos libros de cuentos ("Famili", "¡Qué animales!". "Los imposibles",  "La Aldovranda en el mercado", por mencionar algunos, entre muchos), pero escojo este, porque es uno de mis preferidos al momento de compartir. 

El cuento que da título al libro es una historia que pasa en un colegio. La momia es la maestra, y  trata de enseñar a sus alumnos algo muy útil que es atravesar paredes. No estamos en un escuela tradicional, los personajes del cuento son Frankestein, una bruja, vampiros, fantasmas. Sin embargo, hay varios momentos que nos resultarán sorprendentemente familiares, para los que habitamos las aulas. 

Una historia desopilante que provocará carcajadas a grandes y chicos.

Todos los cuentos, excelentemente contados por Ema, tienen personajes que no por absurdos dejan de ser reales. "El rey que no quería bañarse" otro de los cuentos, ha sido narrado incontables veces, si lo buscan en youtube encontrarán versiones fantásticas. Acá una que rescato de la página de Educar

https://videos.educ.ar/video/?id=108648

Entre los otros personajes nos encontramos a Gervasio el hombre bala (que tuvo problemas de peso y por lo tanto debió buscarse otra profesión), o Walter Ramírez el gato de "Walter Ramírez y el ratón nipón",  o el mensajero del rey Clodoveco. que tenía serios problemas de memoria...y continuan, 

Ema Wolf sabe cómo narrar historias atractivas, y sorprendernos. El absurdo ataca en situaciones cotidianas

He contado estas historias a grandes y chicos, en Argentina y en Bogotá, y siempre, SIEMPRE lo disfruto, tanto como el público.


El segundo es un autor clásico, que no debe faltar:

Cuentos en versos para niños perversos
Autor: Roald Dahl
Ilustrador: Quentin Blake
Editorial: Alfaguara (actualmente Loqueleo)



Este libro de cuentos en verso (reconozco que lo pondría en la categoría poesía, pero me tomo la licencia), es uno de los más leídos de Roald Dalh. El autor inglés, el verdadero "Gigante Bonachón", tiene muchísimas historias para compartir. Y varias de sus obras han llegado al cine, por lo que los niños de todo el mundo, de algún modo lo conocen, Pero me parece que acá (hablo de Argentina) no lo conocemos lo suficiente, así que no pierdo ocasión de recomendarlo. 

Cuando viajé a Colombia me contaron que en muchas escuelas, era de lectura obligatoria en la escuela primaria.

Esta es una versión de los cuentos clásicos relatados en verso



"Estando una mañana haciendo el bobo

le entró un hambre espantosa al Señor Lobo,

así que para echarse algo a la muela
se fue corriendo a casa de la abuela..."

La historia de Caperucita roja, La Cenicienta y varios más, relatados con humor e ironía. 

En esta edición la traducción es de Miguel Azaola, y las ilustraciones son de Quentin Blake (un claro favorito entre los que ilustraron a Roald)

Es difícil escoger un libro de este autor, digo, solo uno. Es mejor conseguirse todos los que puedan: "Charlie y la fábrica de Chocolate", "Brujas", "Matilda","Los Cretinos", son algunos de los que seguro no deben faltar (aunque son novelas, algunos son muy cortos o se pueden leer como cuentos de un capítulos por vez). 

Lo mejor es que los disfrutamos tantos los chicos como los grandes.


El tercer libro me llegó de manos amigas, y fue un descubrimiento:

"Los meteoritos odiaban a los dinosaurios"
Autor: Jorge Accame
Ilustrador: Héctor Borlasca
Editorial: Norma






Jorge Accame es un autor argentino, residente en la provincia de Jujuy. 

Este libro reúne varios relatos cortos sobre temas diversos, los relatos empiezan, y se interrumpen para dar paso a otra historia que empieza y quizás continúa, o no...

La originalidad, el juego con el absurdo, lo transforma en un libro desopilante que encanta a grandes y chicos por igual. 

Los personajes que se suceden en un compendio de situaciones disparatadas pueden ser tan extraños como el Yeti, una garrapata, o tan cercanos como nosotros, un grupo de profesores de secundaria. 

Hay varios favoritos entre las historias, entre ellos "Azafato"  y "Problema" que son los que más escojo. 

Al ser cortos, se pueden leer en clase, en pequeñas dosis, y les aseguro, que mantendrán interesados a sus alumnos esperando el momento de continuar. 

Me pasó, hay un curso este año, en que uno de mis alumnos me reclama que continúe con "Problema", que empezamos y debimos discontinuar. 

El año pasado en la lista de lecturas del año aparecieron como los más recordados por mis alumnos adolescentes.

El cuarto (no les dije aún, pero el orden es arbitrario), es de una autora que siempre recomiendo:


"El anillo encantado"
Autora: María Teresa Andruetto
Ilustradora: Patricia Melgar
Colección Pan Flauta
Editorial: Primera Sudamericana



Escrito por María Teresa Andruetto, escritora argentina ganadora del premio Hans Christian Andersen en 2012, estos 7 cuentos maravillosos, encantan a chicos y grandes.

Unos de mis favoritos es "Guijarros blancos, guijarros negros"

Pero todos permanecerán en su memoria. 

Como "La mujer del moñito" ...esa misteriosa dama que baila con su moñito al cuello,  hasta que su acompañante decide desobedecer su mandato  y desanudar la cinta que lo sostiene, lo cual hace que la noche termine, de un modo inesperado.

O "El anillo encantado" un cuento en donde el Rey por el embrujo del anillo de Ifigenia, se enamora de cualquier persona que lo porte.. hasta del Arzobispo.

Historias fantásticamente contadas desde la prosa poética de la Tere.

El que sigue es un libro muy especial, que redescubrí en mi biblioteca, hace muy poco:


"Sucedió en colores"
Autora: Liliana Bodoc
Ilustrador: Matías Trillo
Editorial: Torre de Papel



De Liliana Bodoc, queridísima autora recientemente fallecida, este libro que tengo bastante estropeado,  tiene una nueva edición mucho más brillante y luminosa (ilustrada por Pablo Bernasconi) en Loqueleo



A Lili seguramente le hubiera gustado ver sus libros con nueva portada, y nos contaría nuevamente la historia de como estos cuentos nacen de su infancia en Mendoza. Este en particular, de un juego que hacía su padre, contandole historias en colores.

¡Cuánto nos gustaría verla ahora paseando por la Feria del Libro de Buenos Aires!. Al menos la recordaremos en varios de los homenajes que se están gestando.

El libro guarda 5 colores, 5 historias: Rojo, Blanco, Amarillo, Verde y Negro. 

A mí me gusta muchísimo el Blanco, una historia entre esquimales. Y Rojo, una historia de amor, inesperada.

Cada uno tiene su magia, los colores aparecen sin necesidad de ser nombrados, en los objetos que los representan.

La escritura poética de Liliana, siempre con un uso del lenguaje amoroso, es inconfundible. 

Lo disfrutarán por igual niños pequeños o adultos.

Les dejo una frase con que termina uno de los cuentos:
"Los cuentos nos ayudan a amar las cosas..."

Es por eso creo, que los leemos.

El número 6, es un libro de un autor argentino, al que muchos conocen, dentro y fuera del país: 



"Nadie te creería"
Luis María Pescetti
Ilustrador: O´Kiff
Editorial: Alfaguara




Luis Pescetti, es autor, cantautor, músico, escritor, comunicador, y más. En el blog hay una reseña de una Charla que realizó en la Facultad de Ciencias Exactas, en donde pueden conocerlo más.

Hay varios libros de él que podríamos nombrar ("Unidos contra Drácula", la serie de Natasha, "Historias de los señores Moc y Poc", "El pulpo está crudo", la serie de Frin...), sin embargo este libro para mí tiene un valor especial. Fueron los primeros cuentos y poemas que me animé a leer con otros. 

Justamente, "Deme otro" es uno de los cuentos que he contado varias veces. La historia inicia con una mamá va un día cualquiera a retirar a su hijo a la salida del colegio. Como la maestra le dice nuevamente que se portó mal... formula la frase que da comienzo al cuento. Una historia con humor que nos deja la puerta abierta para hablar de lo cotidiano.

En esta selección de cuentos, poemas, juegos de palabras, hay una gran variedad para elegir.

Algunos son francamente desopilantes. Como "Cartas a Papá Noel" una serie de malentendidos entre una niña y el susodicho hombre de rojo, en torno al epistolario que intercambian cercano a Navidad. O en "Casas y terrenos" en el que un comprador va a una inmobiliaria a adquirir un terreno, y le preguntan donde quiere que se lo envíen, o en "Amnésicos" el cuento de la reunión de los ídem, que terminó en la caída de los mercados, y el descenso del turismo.

También hay un cuento sobre las "Malas Palabras" o un espacio para la instrospección y la reflexión en el cuento que da título al libro "Nadie te creería".

"El banquete" es uno de los que suelo compartir. Para algunos es inquietante. Al leerlo el año pasado en el aula,  mantuvo en silencio y pegados a sus asientos a mis alumnos de secundaria hasta el final del recreo. 

Por último, un libro sobre uno de mis temas favoritos...¡animales!:

"Hay que ser animal"
Verónica Sukaczer
Ilustradora: Eugenia Nobatti
Norma Editorial





La autora Verónica Sukaczer, tiene varios libros publicados, pero este es uno de mis preferidos. Primero por todo el humor que despliega, y la maestría con que están narrados. Segundo porque habla de animales. Un tema que en mi profesión de bióloga, me resulta cercano.

"Nariz de chancho", o "Lili y Jojo", o "Un caso de superpoblación", son algunos de los títulos. Los personajes son murciélagos, escorpiones o unos simples piojos. Las ilustraciones de Eugenia, acompañan con humor. Las historias no tienen desperdicio.

Podemos divertirnos y si se quiere, aprender en el intento.

Verónica, no dejó detalle sin investigar, y se nota.

Al final, hay una parte informativa en donde nos cuenta la realidad, tras la ficción con que se narra cada historia. Imprescindible para los que quieran saber más.



Espero que algunos de estos cuentos los encuentre, y que los disfruten en buena compañía.

Hasta la próxima y ¡gracias por su lectura!.

sábado, 31 de marzo de 2018

Mi experiencia en la Jornada Docentes que Cuentan, con los Casa Cuna Cuenteros

El pasado 9 de febrero fuimos invitados a la Jornada Docentes que Cuentan, con los Casa Cuna Cuenteros. Un grupo que realiza una estupenda labor en el Hospital de Niños Dr Pedro Elizalde, ex Casa Cuna.

Les dejo por acá mi relato de esa experiencia y un profundo homenaje a esa labor.




Este Hospital Público está ubicado en una zona que no se cuenta entre las favorecidas de la ciudad. Es enorme y llegan familias con niños desde muy lejos para atenderlos. Desde hace 4 años los Casa Cuna Cuenteros llevan una vez por semana cuentos a las salas de espera, pasillos y otros lugares del hospital. En forma voluntaria, regalan lo que estos niños a veces no tienen, historias de papel, palabras, canciones Pueden ver más de su labor acá:

https://www.facebook.com/Casa-Cuna-Cuenteros-1332665202173…/

Algunos de los cuentacuentos llegan de muy lejos, otros quizás no, pero todos lo hacen desde el corazón...con una organización que escapa a toda improvisación, pensada desde y hacia la función social que buscan cumplir..Los responsables Laura Ormando, Alejandra Alliende y Verónica Alvarez Rivera aportan cada uno desde su experiencia para hacer de esto un proyecto que continúa creciendo y además sumando premios, el premio Viva Lectura, el Pregonero en el 2015. Se suman varias voluntades más, algunas de las cuales son amigas queridas, no las quiero nombrar ahora porque sería injusto poner algunos nombres y no otros
Dos veces al año, hacen una invitación abierta a maestros que quieran participar contando. No soy maestra, pero me colé entre ellos y tuve la oportunidad de vivir esta experiencia única, acompañada por Mabby una amiga que nos llevó a un grupo variopinto en edad y experiencia a hacer la recorrida (maestras, directoras, narradoras, catequistas, bibliotecarias, los voluntarios hacen variadas cosas).

Entrar al grito de "Lero lero lero, llegaron los cuenteros..." como una marea de remeras verdes, revolucionando la sala de Hematología y Oncología, llamada Sala Esperanza. (donde trabaja también la Fundación Natalí Flexer) es una descarga de adrenalina
Pero verles sus sonrisas, verlos bailar, con sus cabecitas rapadas o mostrando los brazos con la huella de las extracciones...nos recuerda que son chicos, y nos ubica en donde estamos...en un lugar donde la alegría, canciones, y cuentos, son tan necesarias como las vitaminas o los medicamentos
Interrumpimos el cuento, para vocear el nombre de algún paciente al que llaman, o para dar alguna información. En mi caso debo dejar de cantar siguiendo a Vero , porque uno de los pequeños (al que apodé Batman), se me acerca al oido para contarme que lo pincharon, y que no le dolió nada (mostrándome la curita de Batman que lo prueba)
Caminamos por los pasillos con gorras de colores, y remera verde, llevando susurradores o valijas con cuentos...y la gente nos mira entre extrañadas y cómplices...
- Mirá - las payasas...le dice una mamá a una nena entre enfurruñada y tímida..
- .No somos payasas, le digo, llevamos cuentos...
Nos repartimos, ponemos una manta en el piso, extendemos cuentos sobre la mesa, y los niños vienen a picotear de ellos. Las madres con bebés no se acercan, claro, por que no leen...Entonces voy, una a una, diciéndole, ¿querés que le lea un cuento? y me miran como si no entendiera que tienen un bebé en brazos...
Abro un libro (no cualquiera, Le pondremos un bigote de Mar Benegas) y le empiezo a cantar, y el bebé (tendrá unos 8 meses) se detiene y me mira, mira el libro, se congela...y después me sigue con la mirada, abre su boca, toca el libro, lo sigue...y la mamá queda tan asombrada como ese bebé al que le abrieron un nuevo mundo de palabras e imágenes.
Así, lo repito por toda la sala de espera, dos tres 7 veces...
Un pequeño inquieto de dos tres años...acuerda en sentarse un ratito y deja que le lea, uno, dos , tres cuentos...(es obvio que no ha tenido mucho contacto con libros antes, no sabe que se puede hacer con ellos) al tercero está totalmente metido en la historia de Hervé Tullet "Un libro" su carita se mueve en UHHH AHHH se rie a carcajadas, se golpea la cabeza, quiere tocar el libro...Su mamá que estaba al lado mandando mensajes por whasapp, por primera vez mira y se deja contagiar...le saca fotos a su nene,rie, cuando me voy me agradece...
Una mamá se acerca a pedirnos que le dejemos un libro, porque su nena debe pasar la noche internada...En la sala Esperanza hay una biblioteca, pero no alcanza supongo, para todo el hospital que tiene 3 pisos enormes, y miles de pacientes al día...Buscamos un libro de los que trajimos para donar y se lo dejamos, nos agradece...esa nena tendrá un cuento para que le cuenten por la noche.
Los padres se quedan escuchando fascinados, una señora de negro rodete apretado y falda floreada, escucha en el borde de la silla a Verónica Alvarez Rivera contando un cuento...y se rie a escondidas, como si fuera una niña descubierta en una travesura. Sus hijos ya están haciendo otra cosa y la llaman, pero ella los espanta como mosquitos con un gesto en la mano, y los manda callar, debe terminar de escuchar el cuento. Cuantos turnos se habrán pasado desde que le tocaba atenderse ...
Pasan los médicos y nos miran, se quedan apenas prendidos de esa lectura, de ese bebé tan compenetrado en la historia, de ese mantel con coloridas tapas...Los cuenteros los saludan..
El amigo de Batman me muestra que el también tiene una curita, que a él también le sacaron sangre, a él si le dolió, pero ya se le pasó...
Y seguimos escuchando y leyendo cuentos, hasta que me dicen que es la hora de irnos...y nos vamos, los cuenteros invitados, los cuenteros locales.
Nosotros quizás hasta julio, ellos hasta la próxima semana o la otra...donde volverán a llenar esas salas de verde esperanza.
Todos llenos de cuentos, porque Vero y Ale, y otros invitados nos contaron varios. Y los escuchamos igual de maravilladas que los niños, los padres, o el personal que hacía su trabajo.
Por primera vez en mi vida, puedo decir, que quiero volver al hospital...

(Les dejo una foto que nos sacaron ese día, antes de entrar al hospital. Para que vean la nutrida concurrencia de voluntarios, y las caras de entusiasmo y felicidad)





martes, 13 de febrero de 2018

Leyendo 2018: Historia de Mujeres Rosa Montero

 megustaleer - Historias de mujeres - Rosa Montero



Título:  Historias de mujeres
Autora: Rosa Montero
Editorial: Alfaguara

 












Este año que pasó estuve muy atravesada por las cuestiones de género.

Primero en el JALEO 2017, que se hace en Valencia me encontré con un grupo que se encarga de relevar el aporte de las mujeres en las distintas disciplinas, ahí me di cuenta  que no es solo una cuestión de las ciencias. Si hablamos de ciencia, todos conocen a Charles Darwin y a Watson y Crick, y pocos a Rosalind Frankin o a Jane Goodall por poner algún ejemplo.

Esto también pasa en otras disciplinas: en la literatura, la música. Las mujeres pasan desapercibidas en la historia que nos cuentan, en los libros que se utilizan en las aulas, y por lo tanto no sabemos de ellas

Esto significa para nuestras alumnas, carecer de modelos donde mirarse, a quien seguir, o simplemente conocer.

Y me propuse leer más sobre estos temas

El trabajo en el aula, con adolescentes, en un colegio secundario, me motivó a seguir buscando, y  un Curso sobre Género que realizamos en la UBA, me ayudó a encontrar otros ejemplos. 

Como trabajo final nos pidieron un segmento artístico basado en una protagonista mujer, por lo que me encontré en las redes con mujeres poetas, pintoras, escultoras, músicas, hasta entonces desconocidas. 

Al comienzo de las vacaciones recordé este libro de Rosa Montero que le había regalado a mi hija (ya había leido "La ridícula idea de no volver a verte" y me interesó muchísimo su mirada sobre Marie Curie) así me pareció un buen plan empezar este nuevo año de lecturas con él.
Incluye 16 historias de mujeres. Desde Irene de Cosntantinopla hasta Frida Kalho. Diversas. Algunas recientes, otras no. Entre ellas había para mí, algunas conocidas,  como la Sra de Christie, una autora del género de misterio a la que seguí durante toda mi adolescencia. Pero había otras de las que no había oido nombrar. como Laura Riding (parece ser era "una bruja", pero en las fotos luce muy bella e inocente).

Algunas partes se leen con un poco de agobio...porque los casi 30 años que pasó Camille Claudel en un manicomio duelen en el alma.

Que Aurora Rodriguez matara de 4 disparos a su asfixiada hija no se si fue liberación o terrible condena para Hildegart.

Aunque había escuchado de Zenobia Camprubí no imaginaba su relación tan particular con Juan Ramón Jiménez, aún cuando había escuchado sobre el carácter peculiar del autor de "Platero y yo" (mucho de su caracter me lo había rebelado María Elena Walsh que vivió un tiempo con él, y que hablaba de su peculiar forma de ser), me asombró conocer todas las renuncias a las que se sometió Zenobia tan solo por la felicidad de ese hombre al que no podía abandonar.


Está Frida, Simone, George Sand y otras, que son frecuentemente nombradas.

Pero no es una obra para conocer los detalles truculentos, dolorosos, y terrbles de sus vidas, sino para rescatar su arte, sus palabras. Sus obras que han quedado de registro y que nos permiten escucharlas, sus voces que no han logrado del todo ser silenciadas.

Pensemos en las hermanas Brontë, que murieron jóvenes, y pobres y nos dejaron su obra (Jane Eyre, era claramente un favorito de mi adolescencia, más que Cumbres Borrascosas).

Mujeres acalladas que siguieron hablando a pesar de su época, del tiempo y de sus hombres.

Hablar solo de mujeres. Algo muy necesario.

De tantas que nos quedan por conocer

Un libro para leer, recomendar, y compartir con otros.